EL AFICIONADO

De chico jugué fútbol, de adolescente hice tabla hawaiana, luego me aficioné al bádminton y entrada la adultez me dio por el tenis. Creo que, a estas alturas, queda claro que soy el típico mal deportista. Pero por suerte, a los 50 encontré la actividad que se acomoda a mis tiempos y aptitudes: el ciclismo.

EL VIAJERO

Desde que puedo darme el gusto, todos los años trato de conocer un destino nuevo. Un lugar que me tenga enganchado todo el año, que me provoque, que me ilusione, y me emocione cuando finalmente lo conozco. 

EL HOMBRE DE FAMILIA

Mi vida gira en torno a mi familia. Me gusta trabajar, pero más me gusta estar con mi esposa e hijos. Planificamos nuestras reuniones (que son muchas y sin motivo relevante alguno) con tiempo y así estar siempre todos juntos. Nuestros viajes son lo más importante del año, y las fotos que nos tomamos en ellos también.

EL RELACIONISTA PÚBLICO

El año 2000 decido dar un giro en mi labor profesional e incursiono en el mundo de la consultoría en Relaciones Públicas. La industria como tal recién empezaba en el país. Afortunadamente hoy es considerada una actividad imprescindible en las empresas.

EL PERIODISTA

Trabajé en prensa escrita y televisión durante dos décadas. Fueron años de continuo aprendizaje y retos permanentes. Hacer periodismo me permitió conocer de cara las necesidades de la gente y me sensibilizó. Por eso creo que el periodismo es un arma muy potente, que usada correctamente es una ayuda vital para los que la necesitan. 

FACETAS

© 2018 Todos los derechos reservados de Pablo Cateriano

  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco